jueves, 17 de septiembre de 2020

Los XXIII Premios Nacionales de Edición Universitaria se fallarán el próximo 14 de octubre

  • 144 obras optan en esta edición a doce categorías 
  • El jurado, al que se le ha facilitado toda la documentación en formato digital, celebrará la reunión de deliberación online.

A pesar de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, la UNE ha logrado mantener y gestionar la convocatoria de los XXIII Premios Nacionales de Edición Universitaria que el próximo 14 de octubre serán fallados, en una reunión online, por el jurado constituido para esta edición.


Candidaturas

144 obras, publicadas por las universidades y centros de investigación españoles en el último año, concurren en las doce categorías: mejor obra editada, mejor monografía en cada una de las cuatro grandes áreas de conocimiento (Artes y Humanidades; Ciencias, Ingeniería y Arquitectura; Ciencias de la Salud; y Ciencias Jurídicas y Sociales), mejor obra de divulgación científica, mejor edición digital y multimedia, mejor colección, mejor traducción, mejor coedición con una editorial privada, mejor coedición interuniversitaria y mejor obra didáctica.

Las candidaturas han sido presentadas por las editoriales de las universidades de Alcalá, Alicante, Almería, Autónoma de Barcelona, Autónoma de Madrid, Barcelona, Cádiz, Cantabria, Castilla-La Mancha, Fundación Universitaria San Pablo CEU, Complutense de Madrid, Córdoba, UDIMA, Francisco de Vitoria, Girona, Granada, Huelva, Jaén, Jaume I, Las Palmas de Gran Canaria, León, Lleida, Málaga, Murcia, Oviedo, País Vasco,Salamanca, Santiago de Compostela, Sevilla, UNED, Valencia, Valladolid y Zaragoza. Y los siguientes centros de investigación: Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Centro de Investigaciones Sociológicas, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Fundación San Millán de la Cogolla e Institució Alfons El Magnànim.


Deliberación del jurado online

El Jurado estará formado por las siguientes personalidades: Ernesto Pérez Zúñiga, jefe del departamento de actividades culturales del Instituto Cervantes; Manuel Rodríguez Rivero, crítico literario; Laura Revuelta, Redactora Jefe de ABC Cultural; Nuria Azancot, jefa de redacción de El Cultural de El Mundo; Iker Seisdedos, redactor jefe de Cultura y Babelia de El País; y Pampa García Molina, coordinadora y redactora jefa del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Las deliberaciones del jurado se realizarán online. Para ello, la UNE ha facilitado el acceso digital a toda la documentación al tiempo que ha arbitrado procesos de preselección a distancia, previos a la sesión virtual definitiva que se realizará el 14 de octubre, a las 11:00h.

Cabe subrayar los videos individuales que se han realizado con todos y cada uno de los libros candidatos a mejor obra editada, que permiten apreciar las características que se evalúan en esta categoría.



Además, los miembros del jurado tienen la opción de examinar físicamente las obras presentadas en la exposición que alberga la Librería del BOE (Trafalgar, 27. Madrid). Exhibición abierta al público también.

El fallo del jurado se hará público al término de la reunión del día 14.


Ver todos los libros premiados en las ediciones anteriores














jueves, 9 de julio de 2020

Colecciones editoriales de las universidades de Barcelona, Deusto, Huelva y el CIS obtienen el Sello de Calidad en Edición Académica 2020

Sello CEA-APQ



  • Reconocido como indicio de calidad de las publicaciones para la evaluación de los méritos de la actividad investigadora.
  • Promovido por la Unión de Editoriales Universitarias Españolas (UNE) y avalado por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).


Cuatro colecciones editoriales de las universidades de Barcelona, Deusto, Huelva y el CIS han obtenido el Sello de Calidad en Edición Académica – Academic Publishing Quality (CEA-APQ) en la convocatoria de 2020, tras haber superado favorablemente los requisitos de calidad informativa, política editorial, procesos editoriales, reputación y prestigio, exigidos en el proceso de evaluación.

Estas cuatro colecciones, que desde la resolución definitiva de la convocatoria realizada el 9 de julio de 2020 y por un período de cinco años, tienen reconocida su calidad científica y editorial, son las siguientes:




Hasta el momento, 47 colecciones han obtenido este sello, que reconoce las mejores prácticas dentro de la edición universitaria española, promueve y estimula la calidad en la edición académica y es un signo distintivo para las agencias de evaluación de la actividad investigadora y la comunidad universitaria,

Desde su primera convocatoria realizada en 2017, el sello CEA-APQ está reconocido como indicio de calidad de las publicaciones para la evaluación de los méritos de la actividad investigadora, reconocimiento que queda expreso en los criterios de evaluación de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora y en los criterios de evaluación de ANECA para el programa ACADEMIA, ambos actualizados en noviembre de 2019.

En los dos casos, además de los requisitos que deben reunir las publicaciones de investigación para que las contribuciones publicadas puedan ser consideradas de calidad e impacto, se indica que las comisiones de evaluación podrán tener en cuenta el sello CEA-APQ como fuente de referencia de publicaciones que cumplen con dichos criterios.

Al frente de la creación y desarrollo del Sello de Calidad en Edición Académica – Academic Publishing Quality (CEA-APQ) está la UNE, responsable de coordinar los trabajos junto con ANECA y FECYT.

martes, 9 de junio de 2020

La Comisión de Seguimiento del sello de calidad en edición académica CEA-APQ emite la resolución provisional de la convocatoria de 2020

Logo sello CEA-APQ


  • Abierto el período de alegaciones hasta el próximo 18 de junio

La Comisión de Seguimiento del Sello de Calidad en Edición Académica CEA-APQ ha emitido la resolución provisional de la convocatoria de 2020, tras la revisión de la documentación aportada por las nueve colecciones que este año optan a la acreditación, así como los informes técnicos independientes solicitados para cada una de ellas.

Dicha resolución, comunicada a las editoriales solicitantes y publicada en la web http://www.selloceaapq.es, contempla un período de alegaciones que acabará el próximo 18 de junio.

Recibidas las alegaciones, la Comisión de Evaluación las examinará y elaborará un informe final con su propuesta que elevará a la Comisión de Seguimiento del Sello, órgano responsable de adoptar la resolución definitiva.



Cuarta Convocatoria

Esta es la cuarta convocatoria del sello de calidad para colecciones científicas CEA-APQ, que acredita la calidad científica de aquellas colecciones que cumplen los requisitos en cuatro apartados:

· Calidad informativa de la colección. El sello valora distintos aspectos sobre la comunicación, difusión y acceso de la colección como la identificación de la colección, la inclusión de metadatos y las reseñas en revistas científicas.

· Calidad de la política editorial. Los requisitos, en este caso, analizan la definición de la política editorial de cada colección y la identificación y prestigio del director de la colección y del comité asesor.

· Calidad sobre los procesos editoriales. Las editoriales deben acreditar la existencia de instrucciones detalladas para el envío de libros impresos y electrónicos, la información sobre el proceso de selección de manuscritos y la comunicación razonada de la aceptación o el rechazo de las obras.

· Reputación y prestigio de la colección. Finalmente, los requisitos en este apartado valorarán la publicación frecuente de autores externos a la institución editora y la capacidad de atracción de originales de autores extranjeros además de las citas y las reseñas recibidas.

Tras su primera convocatoria realizada en 2017, el sello, promovido por la Unión de Editoriales Universitarias Españolas (UNE) y avalado por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), ha sido reconocido como indicio de calidad de las publicaciones para la evaluación de los méritos de la actividad investigadora. Dicho reconocimiento queda expreso en los criterios de evaluación de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora y en los criterios de evaluación de ANECA para el programa ACADEMIA, ambos actualizados en noviembre de 2019.

En los dos casos, además de los requisitos que deben reunir las publicaciones de investigación para que las contribuciones publicadas puedan ser consideradas de calidad e impacto, se indica que las comisiones de evaluación podrán tener en cuenta el sello CEA-APQ como fuente de referencia de publicaciones que cumplen con dichos criterios.



43 colecciones acreditadas

Hasta el momento, 43 colecciones han obtenido el sello, que tiene como objetivo reconocer las mejores prácticas dentro de la edición universitaria española y convertirse en un signo distintivo que tanto las agencias de evaluación de la actividad investigadora como la comunidad académica e investigadora puedan identificar fácilmente. Pretende igualmente ser una vía para promover y estimular la calidad en la edición académica.

Al frente de la creación y desarrollo de este sello de calidad en edición académica está la UNE, responsable de coordinar los trabajos junto con ANECA y FECYT.




miércoles, 13 de mayo de 2020

Ana Isabel González: “Las editoriales universitarias se encuentran comprometidas con los procesos de revisión científica de los trabajos que publican”

Ana Isabel González

  • Presidenta de la Unión de Editoriales Universitarias (UNE)

En los últimos días, y con motivo de la multitud de artículos de expertos que se han conocido y manejado en torno a la crisis sanitaria generada por el COVID-19, se está hablando muchos sobre los procesos que siguen los estudios científicos antes de ser publicados.

Ana Isabel González, directora de Publicaciones de la Universidad de Oviedo, preside la Unión de Editoriales Universitarias Españolas, asociación que agrupa a las editoriales de 70 universidades y centros de investigación españoles, encargadas de publicar parte de la investigación que se genera en los campus.

González explica en esta entrevista los pasos que una editorial universitaria sigue antes de publicar un trabajo científico.


P. ¿Cómo llegan las propuestas de publicación a una editorial universitaria? ¿Los autores se dirigen a la editorial o las editoriales captan autores para encargarles trabajos concretos?

R. Caben las dos posibilidades, aunque lo más habitual, al menos en lo que yo conozco, es que los autores se dirijan a la editorial proponiendo un original para su edición.


P. ¿Qué pasos sigue una editorial universitaria desde que recibe una propuesta de publicación de un trabajo de investigación por parte de un autor hasta que decide publicarla?

R. Lo habitual es que se valore esa propuesta para ver si reúne los requisitos que exige un trabajo de investigación. Para ello las editoriales cuentan con consejos de edición y también con consejos científicos de colecciones. Si estos consejos consideran que la propuesta es aceptable, se envía a evaluadores (en su mayoría externos a la universidad editora) y, en función de los informes que emitan, los consejos adoptan una decisión al respecto.


P. Se está hablando mucho del proceso de revisión por pares que sigue un estudio científico antes de ser publicado. Podría explicarnos en qué consiste este proceso.

R. La revisión por pares implica que el trabajo es evaluado o revisado por expertos en la materia de que se trate. Puede tratarse de uno o varios evaluadores. Se les pide un informe en el que valoran determinados aspectos del estudio y su opinión en relación con la idoneidad de su publicación. Al final indican si consideran que se debe rechazar, aceptar o realizar modificaciones.


P. ¿Qué garantiza?

R. La revisión por pares trata de garantizar la calidad científica del trabajo. Si la metodología, la bibliografía, las conclusiones, etc, son correctas o no. Es cierto que no es infalible, pero ayuda a tomar una decisión y, en la mayoría de los casos, también a mejorar los trabajos.


P. ¿De qué modo se eligen los revisores, son siempre los mismos o cambian? ¿Quién los elige?

R. Los revisores se eligen en función del tema del trabajo. Se buscan especialistas en la materia. Dado que los temas cambian, incluso cuando se trata de colecciones especializadas, los revisores cambian. Puede que algún evaluador realice más de un informe, pero no es siempre así, no es lo habitual. La elección depende de los casos, puede ser que recaiga en el director o directora de la colección o en la dirección de la editorial. Los consejos científicos pueden colaborar en la búsqueda de evaluadores.


P. ¿Todos los trabajos de investigación que se publican se someten a la revisión por pares?

R. No todos, pero sí es la regla general. Cuando, por ejemplo, se encarga un trabajo a un especialista, en consideración al conocimiento que tiene de un determinado tema, no suele pedirse esta revisión por pares.


P. ¿Cuánto dura este proceso?

R. Depende un poco de la práctica que tenga cada editorial. Puede llevar entre uno y tres meses. En el caso de la editorial de la Universidad de Oviedo, se pide a los revisores que realicen las evaluaciones en un máximo de uno o dos meses. No siempre responden afirmativamente a la solicitud, lo que hace que pueda llevar más tiempo conseguir un evaluador, retrasando el proceso.


P. ¿Deben someterse las obras que quieren ser publicadas por una editorial universitaria a alguna otra evaluación?

R. Como señalaba antes, además de la revisión por pares, hay un consejo editorial o un consejo científico que valora las obras y los informes recibidos.


P. ¿Cuánto tiempo puede pasar entre la llegada de un original y su publicación?

R. Entre seis meses y un año. Hay distintas variables. Si el autor, una vez sometida la obra a revisión por pares, debe realizar modificaciones, depende de su rapidez para realizarlas. Lo mismo que cuando se le envían las pruebas para corregir. Por lo tanto, depende un poco también de la colaboración de los autores.


P. ¿Puede una editorial universitaria publicar un trabajo de investigación que no pase por estos filtros?

R. Si nos referimos a que legalmente se pueda hacer, se podría. Sin embargo, no es lo habitual porque las editoriales universitarias se encuentran comprometidas con estos procesos de revisión, y en algunos casos, sus propias regulaciones internas las contemplan. También depende del tipo de edición de que se trate. Antes hacía referencia a libros por encargo, que no siempre se someten a revisión por pares, o los libros de actas de congresos, en los que la revisión suele realizarse por parte del comité organizador del congreso.


P. Las editoriales universitarias cuentan con comités editoriales. ¿Quiénes los integran y qué funciones tienen? ¿Son permanentes o rotan?

R. Normalmente están formados por profesores o investigadores de la propia universidad que representen a las diversas ramas científicas, junto con los responsables de la editorial y una representación institucional (rector, vicerrector/es, director de la editorial). Sus funciones son establecer criterios de política editorial, aceptar o rechazar originales, aprobar la creación de colecciones, revistas, establecer la prelación de las publicaciones… No son cargos permanentes. Se nombran por un determinado período que puede ser renovado o no.


P. ¿Y la de los comités científicos?

R. Los comités científicos tienen un papel más concreto de aprobación o rechazo de originales. También pueden sugerir nombres de evaluadores. O incluso proponer originales.


P. ¿Los procesos que sigue un libro científico antes de ser publicado por una editorial universitaria quedan reflejados de algún modo en el contenido del libro para que el lector disponga de esa información?

R. Estos procesos influyen o pueden influir en el contenido del libro, en la medida que en muchas ocasiones sugieren modificaciones que acaban incorporándose al texto por el autor. Sin embargo, eso no es identificable por el autor. Ahora bien, algunas editoriales, por ejemplo la de mi universidad, han optado por incluir en la página de créditos una mención a este proceso de revisión que siguen los originales.


P. ¿Todas las editoriales científicas y académicas (públicas y privadas) están obligadas a seguir estos procesos o son voluntarios? ¿En base a qué criterios se decide su aplicación o no?

R. Son procesos voluntarios. La aplicación o no puede venir establecida, en algunos casos, por un reglamento de régimen interno. En general, son decisiones que en un determinado momento ha de adoptar la editorial y que vienen también determinadas por el contexto académico o por el tipo de publicación de que se trate.


P. Ustedes han creado recientemente un sello de calidad científica para colecciones editoriales, con el aval de ANECA y FECYT que han obtenido ya 43 colecciones. ¿Qué garantiza este sello?

R. Este sello garantiza precisamente que se realizan una serie de procesos editoriales y que las decisiones se adoptan en función de la calidad científica de la obra así como la transparencia de las decisiones editoriales. No solamente porque se han de justificar los procedimientos seguidos y los criterios que se tienen en cuenta a la hora de aprobar las ediciones sino también porque se toman en consideración criterios de repercusión científica de las mismas y de valoración por expertos. Por otro lado, además de garantizar que las colecciones que lo han obtenido cumplen esos requisitos de calidad, está sirviendo para que progresivamente todas las colecciones vayan adoptando unos determinados estándares de edición.


jueves, 30 de abril de 2020

La edición universitaria iberoamericana busca una estrategia común para fortalecer el libro académico


Ana Isabel González durante su intervención 

  • #LaFILBoEnCasa acogió un encuentro online de las asociaciones de Argentina, Brasil, Centroamérica, Colombia, Ecuador, España, México, Perú y EULAC, que representa a 20 países.
  • El encuentro pudo seguirse en directo por Facebook Live en la página de @FILBogota y ahora está disponible en diferido. 
Presidentes y secretarios generales de las redes y asociaciones de editoriales universitarias de Argentina, Brasil, Centroamérica, Colombia, Ecuador, España, México, Perú y EULAC, que representa a 20 países, se dieron cita ayer en un encuentro online acogido por la #LaFILBoEnCasa y coincidieron en expresar un deseo, que la actual crisis sanitaria mundial ha convertido en necesidad: la edición universitaria iberoamericana debe encontrar una estrategia común para fortalecer el libro académico, que lo prepare para hacer frente a los desafíos del mundo actual.

Convocados por la por la Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe (EULAC) y la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (ASEUC), los asistentes al foro expresaron sus reflexiones, análisis y propuestas que serán recogidas en un documento que diagnostique con precisión la situación y elabore una hoja de ruta de futuras actuaciones.

Subrayar la función social de la edición universitaria, mejorar la circulación de los libros entre los distintos países, incrementar su visibilidad y alcanzar una mayor conexión con los lectores, fueron algunos de los objetivos expresados durante la hora y media que duró la charla pública, ya que pudo seguirse en directo por Facebook Live en la página de @FILBogota.


Propuestas de la UNE


La presidenta de la UNE, Ana Isabel González, que participó desde Oviedo, trasladó a sus colegas algunos de los proyectos desarrollados por la UNE en los últimos años, que han conseguido prestigiar el libro universitario español: la convocatoria de los Premios Nacionales de Edición Universitaria, la publicación de la revista Unelibros, la creación del sello de Calidad en Edición Académica CEA-APQ, la celebración de continuos cursos de formación y la expansión de Unebook, portal a través del cual se desarrolla el intercambio científico entre las bibliotecas de las universidades y centros de investigación y el depósito legal electrónico con la Biblioteca Nacional de España, además de la venta en papel, digital y bajo demanda.

Ana Isabel González aprovechó su intervención para ofrecer a las redes y asociaciones iberoamericanas asistentes la última tecnología implantada por Unebook, que permite que los editores universitarios puedan vender sus libros digitales de forma independiente desde sus propios e-commerces.

Una herramienta que permite el acceso institucional, que convierte los ficheros (PDF y ePubs) a HTML5 y que ofrece una experiencia de lectura muy enfocada a la cita y al uso académico, ya que cuenta con un buscador semántico que devuelve unos resultados extremadamente precisos para el uso institucional.


Participantes

La representante de las editoriales universitarias españolas coincidió en este debate virtual con Martha Esparza, coordinadora nacional de la Red de Editoriales Universitarias y Académicas de México ALTEXTO; Ólger Calderon, coordinador del Sistema Editorial Universitario Centroamericano (SEDUCA); Adriana Maestre, de la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (ASEUC); Nadesha Montalvo, presidenta de la Red de Editoriales Universitarias y Politécnicas del Ecuador (REUPDE); Lía Castillo, presidenta de Editoriales Universitarias de Perú (EUPeru); Darío Stukalsky, secretario general de la Red de Editoriales de las Universidades Nacionales de la Argentina (REUN); Graciela Mancini, coordinadora de la Red de Editoriales de Universidades Privadas de Argentina (REUP); Rita Argollo, presidenta da Associação Brasileira das Editoras Universitárias (ABEU); y Sayri Karp, presidenta de la Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y El Caribe (EULAC).

Un panel de expertos que estuvo moderado por Juan Felipe Córdoba, vicepresidente de EULAC, quien recogió el guante de elaborar ese documento que guiará los próximos pasos de la edición universitaria iberoamericana.



martes, 28 de abril de 2020

La edición universitaria iberoamericana se cita en #LaFILBoEnCasa

#LaFILBoEnCasa
  • El miércoles 29 de abril, a las 18.00 p. m, hora española (11:00 a. m, hora Colombia).
  • La presidenta de la UNE participará desde Oviedo
  • El encuentro podrá seguirse por Facebook Live en la página de @FILBogota

No es fácil reunir a los representantes de las organizaciones que agrupan a las editoriales de las universidades iberoamericanas en un encuentro presencial pero la tecnología se ha convertido en aliada en esta ocasión y va a permitir que #LaFILBoEnCasa acoja un encuentro del sistema editorial universitario iberoamericano para hablar de “Edición Universitaria. El trabajo en red”.

La presidenta de la UNE, Ana Isabel González, participará desde Oviedo en este foro que, organizado por la Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe (EULAC) y la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (ASEUC), se celebrará el miércoles 29 de abril, a las 18.00p. m, hora española (11:00 a. m, hora Colombia).

La representante de las editoriales universitarias españolas coincidirá en este debate virtual con Martha Esparza, coordinadora nacional de la Red de Editoriales Universitarias y Académicas de México ALTEXTO; Ólger Calderon, coordinador del Sistema Editorial Universitario Centroamericano (SEDUCA); Adriana Maestre, de la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (ASEUC); Nadesha Montalvo, presidenta de la Red de Editoriales Universitarias y Politécnicas del Ecuador (REUPDE); Lía Castillo, presidenta de Editoriales Universitarias de Perú (EUPeru); Darío Stukalsky, secretario general de la Red de Editoriales de las Universidades Nacionales de la Argentina (REUN); Graciela Mancini, coordinadora de la Red de Editoriales de Universidades Privadas de Argentina (REUP); Rita Argollo, presidenta da Associação Brasileira das Editoras Universitárias (ABEU); y Sayri Karp, presidenta de la Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y El Caribe (EULAC).

Un completo panel de expertos que estará moderado por Juan Felipe Córdoba, vicepresidente de EULAC y por Facebook Live en la página de
@FILBogota


viernes, 24 de abril de 2020

El 4% de IVA en los libros electrónicos beneficiará especialmente a los ebooks académicos

Ana Isabel González

ARTÍCULO DE LA PRESIDENTA DE LA UNE, ANA ISABEL GONZÁLEZ.

Ana Isabel González es doctora en Derecho y Máster en Derecho Financiero y Tributario por la Universidad de Oviedo. Catedrática de Escuela Universitaria, dirige el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Oviedo y preside la Unión de Editoriales Universitarias Españolas.

El día del libro de 2020 ha venido acompañado de la entrada en vigor de un nuevo Decreto-Ley de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo (RDL 15/2020, de 21 de abril) en cuyo articulado se incluye la demandada rebaja del tipo de IVA para los libros electrónicos. Efectivamente, la disposición final segunda contempla la modificación de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, en el apartado dos.1 de su artículo 91 que recoge las operaciones (entregas de bienes y prestaciones de servicios) a las que se aplican los tipos impositivos reducidos del 10 y el 4%.

Este artículo incluía la aplicación del tipo del 4% a las entregas de bienes de libros, periódicos y revistas, así como a los elementos complementarios entregados con los mismos, y también a las ejecuciones de obras que tuvieran como resultado inmediato la obtención de estos productos. Esta medida comprendía todo libro en soporte físico sin embargo no resultaba de aplicación a la descarga de libros electrónicos al tener la consideración de servicios prestados por vía electrónica, por lo que a estos ha venido aplicándose el tipo general (en estos momentos 21%).

Precisamente, la modificación aprobada consiste en equiparar la consideración de ambos, igualando el tratamiento de libros, periódicos y revistas, incluso cuando tengan la consideración de servicios prestados por vía electrónica. Prescinde de la distinción técnica entre entrega de bienes y prestación de servicios, para asumir un concepto amplio del libro, con independencia de su soporte. Eso sí, esta rebaja del tipo impositivo no afecta al soporte lector (eReader, por ejemplo).

Antecedentes

Es esta una larga historia. En 2016 el gobierno español se había planteado ya la rebaja del tipo de IVA de los libros electrónicos. Sin embargo, la normativa europea no permitía entonces esa posibilidad, pues la Directiva 2006/112/CE, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, no admitía la aplicación del tipo reducido a las publicaciones por vía electrónica. Al respecto, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en sentencia de 7 de marzo de 2017, había concluido que al tratarse de comercio electrónico la normativa europea era muy clara, pues se había excluido la aplicación de tipos reducidos a los servicios prestados por vía electrónica. Esto obligó a Francia y Luxemburgo, que estaban aplicando tipos reducidos a los ebooks, a elevar su gravamen.

Sin embargo, la posición de la Comisión europea era claramente favorable a la equiparación en el tratamiento del libro en papel y electrónico, considerando que se estaba produciendo una discriminación positiva a favor del primero. En esa misma línea una parte importante de la doctrina tributaria insistía en que esta distinción rompía la neutralidad del impuesto, ya que productos similares, o que podían considerarse sustitutivos entre sí, debían tener el mismo tipo de gravamen, para que la decisión de compra no estuviera determinada por el impuesto.

En todo caso, hubo que esperar a 2018 para que, a través de la Directiva 2018/1713 de 6 de noviembre, se modificase la normativa europea de manera que, aunque se mantiene la aplicación del tipo general a los servicios prestados por vía electrónica, se incluye como excepción la posible aplicación de tipos reducidos al suministro, incluido el préstamo en bibliotecas, de libros, periódicos y revistas, bien en cualquier medio de soporte físico, bien por vía electrónica, o en ambas formas.

Normativa tributaria variable

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 incluía la modificación del tipo de IVA en libros electrónicos pero su falta de aprobación impidió que se llevase a efecto y la situación legislativa española del último año explica que no siguiese adelante.

La normativa tributaria es variable. Más en tiempos de crisis. Y la actual situación lo demuestra. La producción normativa en las últimas semanas es importante, y lógicamente no podían faltar disposiciones tributarias. En este caso, estas se incluyen en un decreto ley que contempla medidas urgentes complementarias de apoyo a la economía y el empleo. En estos momentos, con una complicada situación en diferentes ámbitos, el Preámbulo del Decreto Ley justifica esta reforma en “que el confinamiento ha hecho incrementar la demanda de productos culturales y de información de los ciudadanos, para facilitar el acceso a los libros, periódicos y revistas digitales, a la vez que se elimina la discriminación existente en materia de tipos impositivos entre el libro físico y el libro electrónico”.

Beneficiados: bibliotecas y libro digital académico

Aunque la disposición parece estar pensada para favorecer el acceso de los ciudadanos a los productos digitales, es evidente que también favorecerá a la industria del libro. Sin duda es una buena noticia, que el sector editorial también venía reclamando, pues puede facilitar el acceso a los libros electrónicos e incrementar sus ventas, sobre todo si esta rebaja impositiva se traslada a su precio. De todas formas, en productos que ya tengan precios bajos, el consumidor final no va a notar gran diferencia. Sí, en cambio, pueden verse afectados positivamente quienes adquieren en grandes cantidades este tipo de productos, por ejemplo las bibliotecas. En este caso, la rebaja del tipo impositivo sí va a percibirse, lo puede favorecer al libro académico de una manera especial, puesto que estas son uno de sus principales destinatarios.